Blogia
materialesdehistoria

PUNTA ARENAS 1984: EL PUNTARENAZO, LA PRIMERA PROTESTA EN EL ROSTRO DEL DICTADOR

 


El año 1984 fue un año “caliente”.

Se habían terminado los tiempos en que las organizaciones sociales y sindicales, y sus dirigentes se limitaban a acatar y resignarse ante las medidas adoptadas por la autoridad.

Los actores principales del movimiento social democrático que se había constituido en Magallanes eran la Coordinadora de Pobladores y el Comando Multigremial de Magallanes.

El Comando Multigremial se había logrado poner a la cabeza de la protesta sindical y gremial contra la dictadura y su política económica.

El año se inició con una serie de Cabildos populares organizados por el Grupo de los 24, en coordinación con el Comando Multigremial, la Coordinadora de Pobladores y los principales partidos opositores.  Entre fines de enero y mediados de febrero de 1984, los cabildos acapararon la motivación y la movilización de trabajadores y pobladores. 

Un documento inédito del Grupo de Estudios Constitucionales de Magallanes definía estos cabildos en los siguientes términos: “Todas las organizaciones populares y poblacionales, ex alcaldes y ex regidores, así como todos los vecinos de una zona urbana determinada son los llamados a participar en los cabildos abiertos.  Allí, además de expresar sus problemas, discutirán y acordarán iniciativas y acciones de lucha para exigir soluciones reales a sus problemas.  Se trata en consecuencia, de organismos populares, amplios pluralistas, verdaderas escuelas prácticas de la futura democracia chilena.” ( )

El Comando Multigremial convocaba en los siguientes términos a los Cabildos: “Trabajador, profesional, estudiante, mujer, jubilado te señalamos tu compromiso con Chile y su destino que es nuestro destino y el de nuestros hijos.  Concurramos a expresar nuestro pensamiento y nuestras inquietudes junto a nuestros vecinos, familiares y juntos haremos posible que Chile vuelva a ser lo que fue.  Este sábado 25 de febrero, todo Magallanes y en especial el barrio 18 de Septiembre le dirá sí a Chile, no al hambre, la cesantía, el soplonaje, el individualismo y tantas otras lacras que nos han llegado.  Desde las 18 horas concurre al salón de actos de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima en el barrio 18 de Septiembre.  El sábado 3 de marzo Playa Norte se pondrá de pie junto a Magallanes desde las 18 horas en el salón de la Parroquia Cristo Redentor.  La historia la escriben los pueblos con sus actos.” ( )

La serie de encuentros poblacionales, realizados en diferentes parroquias de la ciudad de Punta Arenas, culminó al mediodía del domingo 24 de febrero con una masiva protesta popular efectuada en la Plaza Muñoz Gamero, en presencia del propio dictador: el “Puntarenazo” con el que fue recibido el gobernante, fue un evento político de repercusión nacional e internacional. 

Varios dirigentes sindicales fueron detenidos, junto a líderes políticos y sociales en la posterior represión ejecutada por la policía del régimen.

 

Gritos en la plaza:
el “Puntarenazo” o la primera protesta
en la cara del dictador
(febrero de 1984)


Se presenta a continuación un relato pormenorizado de los hechos relativos al "Puntarenazo", en la secuencia cronológica en que sucedieron.


Sábado 4 de febrero


El Intendente Regional subrogante Gral. Alejandro Medina L., anuncia por la prensa local el programa de la visita presidencial a Magallanes, la cual estaba programada para los días 24 al 29 de febrero.   Este mismo día, los integrantes del Comité Organizador de los Cabildos, resuelve definitivamente el calendario de Cabildos a efectuarse en Punta Arenas, mediante la coordinación con los pobladores, los estudiantes universitarios, los gremios de trabajadores, los partidos políticos opositores y algunos colegios profesionales.


Sábado 18 de febrero


El sábado 18 de febrero, a partir de las 18.00 hs., se efectuó el Segundo Cabildo convocado por el Grupo de los 24, en el salón parroquial de Cristo Obrero. En una declaración convocatoria aparecida en La Prensa Austral de ese día, emitida por la Izquierda Cristiana, se expresaba: "Invitamos a todos los pobladores del sector norte de la ciudad al cabildo del sábado 18 de febrero y en especial instamos a los pobladores integrantes de las comunidades cristianas del sector." También la organización MUDECHI publicó una declaración convocando al cabildo. 

Concurrieron alrededor de 350 personas. y entre los acuerdos que se adoptaron, se consideró la formación de Comités de Pobladores en todas las poblaciones de la ciudad; la realización de una protesta con motivo de la próxima visita de Pinochet a Magallanes; y la realización de un Tercer Cabildo.


Lunes 20 de febrero


Ya se conocía en toda la ciudad la convocatoria a una protesta contra la próxima presencia de Pinochet en Magallanes: el periódico "La Prensa Austral" titulaba en primera página: "En cabildo abierto del sábado, proponen protesta para recibir a S.E.".  La elevada circulación del periódico en la ciudad, contribuiría involuntariamente a multiplicar la convocatoria.

En el mismo periódico, el Secretario Ejecutivo del Grupo de los 24, resumía las principales demandas exigidas al gobernante y que constituían el fundamento de la protesta acordada en el Cabildo: la situación de cesantía que afectaba a alrededor de un 23% de la fuerza de trabajo regional y los bajos salarios de los programas PEM y POJH.


Martes 21 de febrero


El día 21 de febrero, el Frente Magallánico, presidido por el abogado Guillermo Ihnen Miranda, anunció una serie de demandas para ser presentadas al gobernante, debido a que "Magallanes se encuentra en recesión".

En la página editorial de este día de La Prensa Austral, manifestaba su rechazo a los anunciados actos de protesta.

Este mismo día, el Intendente Regional, Juan Guillermo Toro Dávila se reune con un grupo de dirigentes vecinales a fin de anticiparles los anuncios que haría Pinochet a su llegada a Magallanes.  Los dirigentes de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos expresaron que el reclamo principal que tenían era contra los elevados precios del gas natural en la región, el pago de los dividendos en UF y los valores de los pasajes LAN a Santiago.


Miércoles 22 de febrero


El 22 de febrero, se anunció en detalle por La Prensa Austral el programa de actividades de Pinochet, cuya visita estaba anunciada para el viernes 24 de febrero.

Este mismo día el Comando Multigremial, por medio de su Presidente José Ruiz de Giorgio, anuncia su adhesión a los actos de protesta convocados contra Pinochet.  El dirigente anunció también que había hecho entrega al Intendente, de un Memorandum con las principales demandas y exigencias de los trabajadores organizados de la región.

Hoy se reune el Intendente regional con un grupo de 19 dirigentes sindicales de orientación oficialista.  Resulta evidente que el Gobierno, ante la inminencia de la protesta anunciada, estaba realizando esfuerzos por reforzar su control sobre sindicatos y Juntas de Vecinos.


Jueves 23 de febrero


El ambiente en la ciudad es de una tensa  calma.  El aire tiene un clima de expectación contenida, de silencio que precede a algo importante. 

Las reuniones de los grupos y partidos opositores democráticos se suceden en el ya acostumbrado sigilo propio de la clandestinidad o la semi-clandestinidad.

Algunos vehículos civiles y militares circulan por la ciudad, dejando en evidencia la presencia de más vigilancia que la acostumbrada: la guardia personal del dictador se ha adelantado al visitante y recorre con cierta discreción mal disfrazada las calles del centro y algunos barrios importantes de la ciudad.


Viernes 24 de febrero


A las 11 de la mañana llega Pinochet a Punta Arenas: el tradicional y acostumbrado despliegue militar hace aún más evidente el vacío que la gente hace en la calle al paso de la comitiva de vehículos blindados y jeep miliares.  En el mismo aeropuerto, la recepción oficial que intentó ser masiva, no resulta más que un tumultuo de aplausos de unas 40 mujeres de oficiales.  

Al mediodía de su llegada y a pocos minutos del paso de la comitiva presidencial por el centro de Punta Arenas, se produjo una manifestación relámpago en la esquina de calle Bories con Av. Colón, en la que participaron unas 30 personas, sin detenidos.

El aeropuerto se vió repleto de autoridades, funcionarios públicos y adherentes pinochetistas, a la llegada del mandatario.  Este mismo día 24 de febrero, en los medios de comunicación y directamente, se anunciaron diversas protestas, en la forma de "cacerolazos" y otras manifestaciones, para el sábado 25 y el domingo 26 contra la visita de Pinochet.

Al mismo tiempo, se anunció la realización de un Tercer Cabildo el que tendría lugar en el salón parroquial de Fatima. 

Los panfletos circulaban por la ciudad con la nueva convocatoria.

Organizado y convocado por el Grupo de los 24, su objetivo era agrupar a pobladores de todo el sector sur de la ciudad, especialmente de las poblaciones 18 de Septiembre, Fermín Roca, Carlos Ibañez, Monseñor Boric, El Pingüino, Carlos Ibañez, Calixto, 21 de Mayo, Diego Portales y Nuevo Horizonte.  Muchos grupos de pobladores se reunieron la noche de este día, para organizar su participación en el cabildo y en las protestas.

A las 19.00 hs., se efectuó una misa en la Catedral en homenaje al dirigente sindical Tucapel Jimenez, asesinado hacía dos años.

Al término de la misa, hacia las 20.30 hs. un grupo de participantes marchó por el centro de Punta Arenas, hacia Avenida Bulnes.  Hasta su llegada a Bulnes, la manifestación se desarrolló con plena normalidad, sin incidentes: los manifestantes se instalaron en la vereda oeste de la Avenida.

Algunos de ellos sin embargo, bajaron a la calle e intentaron cortar el tránsito hacia el centro de la ciudad, lo que motivó la intervención de la fuerza policial.  Se iniciaron entonces algunos forcejeos con Carabineros.  En medio de estos incidentes, un vehículo Chevy Nova conducido por un joven estudiante ( ), y  que circulaba a fuerte velocidad por  Plaza Bulnes, fue rodeado por los manifestantes que ocupaban la calle, embistió a la multitud atropellando al joven obrero de 21 años José Chiguay Coliboro, dándose posteriormente a la fuga.  Algunos manifestantes alcanzaron a tomar el número de patente de la camioneta, pero no se formuló denuncia salvo en los medios de comunicación.

  En los incidentes con Carabineros, hubo 2 heridos graves, entre los cuales el Sargento de Carabineros Romero y 11 detenidos.  Los detenidos por Carabineros en esta manifestación, fueron los siguientes: Hernán Diaz B., Jorge Gomez A., Orlando Muñoz M., Eddie Chaura Ch., José Barría Ojeda, Atilio Barría Ojeda, Nury Vargas S., Patricio Muñoz R., Oscar Illanes P., Ivan Hechenleitner V. y Epifanio Guineo G. Los manifestantes fueron subidos a golpes a un bus policial y conducidos hasta los calabozos de la Primera Comisaría de Carabineros.

El atropello del joven Chiguay Coliboro, provocó una reacción de indignación en toda la ciudad aumentando inesperadamente el clima de tensión y de rechazo por la visita presidencial.  Los manifestantes derribaron el "arco triunfal" que había sido instalado en la esquina de Sarmiento y Bories, con motivo de la visita presidencial.

La Coordinadora de Pobladores y el Grupo de los 24, reunidos en la noche del día viernes, tenían todo listo para el Cabildo en la Parroquia Fátima.

Inmediatamente de sabidos los nombres de los manifestantes detenidos, el equipo judicial del Obispado, dirigido por el abogado Juan Vivar iniciaron las gestiones para lograr su excarcelación, lo que ocurrió hacia medianoche de ese día.


Sábado 25 de febrero


En la mañana de este sábado, Pinochet y su comitiva salieron temprano del Hotel Cabo de Hornos, en dirección del aeropuerto, para visitar Porvenir.

A partir de las 18.30 hs. se efectuó el  Tercer Cabildo en la Parroquia Fátima en la Población 18 de Septiembre.  Los asistentes desbordaron el salón parroquial, en un número de alrededor de 250 personas.  Los dirigentes del Grupo de los 24, satisfechos con la convocatoria lograda, trataban de coordinar todos los detalles del acto.

El ambiente del cabildo era particularmente agitado.  La presencia del gobernante en Punta Arenas, le daba un mayor significado a este evento.  En las proximidades de la parroquia de Fátima fueron percibidos algunos agentes de civil en actitud de vigilancia, pero nadie fue detectado entre los asistentes al acto.

Banderas chilenas, lienzos alusivos y un ambiente festivo y nervioso dominaba el gran salón.  Varios cantantes regionales animaron el acto, antes de pasar a los discursos.

 Diversos oradores insistieron en las demandas más sentidas de los pobladores: se protestó, por los altos precios del gas, los salarios y sueldos insuficientes, por la cesantía imperante y por todos los problemas económicas que vivía la población más pobre de la ciudad.  En la parte final del acto, una pobladora en la multitud asistente gritó convocando a los asistentes a protestar en la mañana del domingo durante la ceremonia del mediodía, lo que provocó la adhesión entusiasta y espontánea y los aplausos cerrados de la multitud.

Al término del Cabildo no hubo manifestaciones ni enfrentamientos con Carabineros, pero cada asistente llevaba en su conciencia una sola consigna: "mañana, a las 12 en la Plaza".


Domingo 26 de febrero


10.30 hrs.   Alrededor de esta hora comienzan a llegar imperceptiblemente los primeros manifestantes opositores, junto al público que se congregaba para presenciar el tradicional izamiento de la bandera. El grupo de manifestantes formaba un abigarrado grupo en la vereda esquina de Fagnano y la Plaza Muñoz Gamero teniendo a sus espaldas la iglesia Catedral.

Carabineros había acordonado todos los alrededores de la Plaza, pero no se notaba una excesiva presencia policial. El palco oficial lucía alfombrado en rojo y abundaban las banderas y escudos chilenos adornando los postes del alumbrado público.  En la terraza del edificio ENAP, en las ventanas de la Gobernación Provincial y en algunas dependencias del Hotel Ritz (en la esquina suroeste de la Plaza), se notaban discretos individuos de seguridad.

En la vereda de la esquina de la iglesia Catedral y en la vereda sur poniente de Fagnano con Nogueira, se fueron concentrando los manifestantes opositores, en un número estimado de unos 350, mientras que en la vereda esquina de la Plaza frente al edificio sede de ENAP (6), se concentraron los partidarios más notorios de Pinochet, junto a un nutrido número de conscriptos de civil, acompañados por sus oficiales de mando, también de civil.

Las tropas -unos 800 efectivos de Ejército, Marina y Fuerza Aérea- que debían rendir honores se instalaron a las 10.45 hs. en formación frente a la Plaza Muñoz Gamero, abarcando los 100 metros de la calzada. La banda instrumental del Ejército estaba situada de espaldas al templo Catedral. 

El programa previsto incluía la siguiente secuencia:

- honores militares al Presidente de la República;

- revista del Presidente a las fuerzas militares en formación;

- discurso de homenaje del Intendente y Comandante en Jefe de la Región Militar Austral;

- desfile de las fuerzas.

Había silencio en la Plaza antes de la llegada del gobernante: un silencio expectante.  El vehículo presidencial se desplazó lentamente desde el Hotel Cabo de Hornos hacia la esquina de José Nogueira y Fagnano, bordeando la Plaza.

12.00 hs. Al mediodía en punto -y después de las campanadas de la Catedral al término de la misa dominical- el son de un clarín anunció la presencia de Pinochet, quién se aproximó en su automovil blindado de color negro hasta la esquina de la Plaza con José Nogueira, a fin de recibir los honores con banda en dirección al Asta Monumental, donde lo esperaban autoridades regionales y su comitiva. 

Al momento de descender del vehículo presidencial, el General esbozó un saludo hacia el público ubicado frente a las rejas de la Catedral, pero lo que él creyó eran gritos de adhesión, en realidad fué un poderoso grito masivo de protesta, mezclado con insultos que resonaron en toda la Plaza amplificados por los tres edificios de dicha esquina. 

Los manifestantes, apostados delante y detrás de las rejas de la Catedral gritaban ("¡Asesino, asesino!" o "¡Y va a caer...y va a caer!"" eran las consignas más fuertes y repetidas) y lanzaban panfletos al aire, que el viento de esa esquina levantaba y dejaba caer sobre el público y la formación de uniformados.

Su rostro se demudó de la sorpresa, mientras la banda entonaba el Himno Nacional. Los manifestantes, en su mayoría pobladores, trabajadores y jóvenes de poblaciones, colgados de las rejas exteriores de la Catedral, lanzaban panfletos los que, recogidos por el viento, volaban hacia la Plaza;  otro manifestante incluso, en medio del griterío y el impacto inicial de la sorpresiva manifestación, envió por los aires un conejo muerto hacia Pinochet que se encontraba a menos de 10 metros del público, el que rozó su hombro y cayó en el suelo, dejando una tenue mancha de sangre en su uniforme.

Los uniformados rindiendo honores inmóviles, formaban una barrera entre Pinochet y los manifestantes...

12.05 hs.  Los últimos acordes del himno patrio se mezclaban con la protesta, formando una estruendosa confusión de ruidos, bandas, voces, gritos y consignas, mientras el dictador camina revistando las tropas.

Frente a los cordones policiales, y entre la tropa formada y el público que protestaba, los nerviosos guardias del General se mezclaban con Carabineros, con civiles de lentes oscuros y rostros amenazantes, con camarógrafos de todo tipo que filmaban la escena, con fotógrafos.

En menos de 5 minutos se había agüado la ceremonia del General: a los gritos de protesta e insultos de los manifestantes, se sumaron los gritos de adhesión de los conscriptos, las campanadas de la iglesia Catedral, la batahola de Carabineros tratando de detener manifestantes, los flash de los fotógrafos, y el increíble desorden que se producía en la vereda exterior de la Catedral.  Desde lo alto del campanario de la Catedral, alguien lanzó también algunos panfletos, los cuales habían sido repartidos hacia las 11 de la mañana entre los manifestantes.

Mientras Carabineros trataba de detener, golpear y reprimir a los manifestantes, una avalancha de éstos se volvó hacia el patio interior del templo Catedral haciendo retroceder a los asistentes a la misa dominical.  Los gritos y consignas se escuchaban desde la iglesia, generando un movimiento hacia su interior en busca de refugio.

El gobernante terminó su desfile frente a las tropas y llegó hasta el Asta Monumental con el rostro indignado y enrojecido, mientras su Intendente, el General Toro Dávila trataba infructuosamente de dar explicaciones y el Ministro Secretario General de Gobierno Alfonso Marquez de la Plata, entregaba nerviosas instrucciones a su séquito.

12.10 hs. Precisamente en este instante, en estos primeros minutos dramáticos, los fieles asistentes a la misa (alrededor de unos 150) comenzaron a salir del templo, presionando para abrirse paso hacia la calle, mientras los manifestantes en la vereda recibían golpes y puntazos de los Carabineros, por lo que comenzaron a retroceder hacia el patio exterior y dentro de la reja de la Catedral en busca de refugio.

El automóvil presidencial se instaló frente al Asta Monumental y partió raudo hacia el Hotel Cabo de Hornos.  Pocos minutos antes, el automóvil de la Primera Dama, Lucía Hiriart, llegó al Hotel.  La escena en el hall de entrada del Hotel fue impresionante: gritos destemplados de Pinochet y su esposa, mientras su séquito de oficiales y autoridades trataba de dar explicaciones y órdenes contradictorias. (7)

12.15 hs.  Los Carabineros armados con lumas, golpeaban y trataban de detener a quienes pudieran: alcanzaron a aprehender a 16 opositores.

Los 16 detenidos por Carabineros en la represión contra los manifestantes fueron los siguientes:  Pedro S. Díaz D., Victor Christi M., Julio Salas B., Leonel E. Sanchez P., José M. Ruiz V., Raul Lizama B., José L. Aqueveque G., Waldo Lorca M., Carlos Mladinic A., José Ruiz de Giorgio, Juana Navarro R., José L. Mena B., Susana Guerrero T., Eugenio Bahamondez P., Ivan Ojeda B. y Enrique Haro H., quienes fueron llevados en pequeños grupos a los calabozos de la Primera Comisaría de Carabineros, a medida que iban siendo detenidos.

Los camarógrafos de televisión, periodistas, fotógrafos e incluso funcionarios de la CNI., con sus máquinas fotográficas, captaban nerviosamente los hechos.

La presión del público manifestante ante el empuje de Carabineros, volvió a llenar la Catedral, mientras el sacerdote oficiantes presbítero Natalio Vitale (en ausencia del Obispo titular), trataba de calmar los ánimos y de cerrar las puertas del templo, a fin de proteger a los amenazados manifestantes opositores.  Las puertas de acceso y rejas del templo Catedral fueron cerradas con llave desde el interior, para proteger a los manifestantes.

12.30 hs.  Desde la esquina de la Plaza frente al templo, los conscriptos gritaban consignas amenazantes ("Pudeto unido, jamás será vencido!" era la consigna más utilizada), mientras su número iba en aumento. Alrededor de sus cabos, sargentos y oficiales, todos los uniformados vestían de civil e informal, pero se mostraban cada vez más agresivos y dejaban entrever que algunos de ellos portaban armas cortantes: yataganes y cuchillos.

12.45 hs.  Numerosos manifestantes que se encontraban en el exterior de la reja de la Catedral, intentan huir por Fagnano, perseguidos por Carabineros y agentes de la CNI.  Algunos de ellos son aprehendidos antes de alcanzar a saltar la reja del recinto eclesiástico, siendo golpeados brutalmente.  Otros agentes intentaron derribar la puerta del templo por calle Fagnano e incluso se dieron a la tarea de filmar con cámaras-video a los manifestantes refugiados dentro del patio del templo por calle Fagnano.

13.00 hs. Desde esta hora y hasta las 17.00 hs. el templo Catedral estuvo completamente rodeado y sitiado por conscriptos de civil, mientras Carabineros mantenía un control total y vigilancia sobre el área.  Durante la tarde, algunos grupos de curiosos se apostaban en las esquinas frente al templo para comentar los hechos y presenciar algún evento.

Algunos grupos de conscriptos en un número cercano a los 50, una vez terminada la ceremonia y el desfile, fueron aproximándose a la vereda exterior de la Catedral, siempre reunidos con sus oficiales y gritando consignas políticas a favor de Pinochet.

En total hubo 471 personas refugiadas en la Catedral, grupo en el que se encontraban personas de distintas filiaciones políticas, tanto gobiernistas, independientes y opositores, mujeres, hombres, jóvenes e incluso niños.

13.30 hs.  Comenzaron a llegar al interior del templo cajas conteniendo sandwichs, bebidas, café y otros alimentos.

14.00 hs.  Al interior del templo, a pesar del temor inicial reinante, se fué creando un clima de solidaridad y de religiosidad muy profundo. 

Los sacerdotes procedieron a explicar a los presentes la situación en la que se encontraba el templo, reiterando a todos que se trataba de un recinto religioso y que, por lo tanto, la principal actividad que cabía realizar era la oración y la reflexión.  A lo largo de la tarde, se efectuaron a lo menos seis momentos de oración especiales, dadas las circunstancias excepcionales en las que se encontraban.

Mientras afuera del templo catedral, los soldados-conscriptos azuzados por sus oficiales y mandos vociferaban consignas en favor de Pinochet e insultos improvisados, dentro de la iglesia se rezaba...!  Carabineros impuso vigilancia alrededor del templo, cerrando los únicos dos accesos al recinto.

Desde el interior del templo, se escuchaban los gritos amenazantes de los conscriptos.

15.00 hs.  La manifestación contra el dictador en Punta Arenas, se había convertido en un hecho político nacional, gracias a la rápida cobertura de Radio Chilena y radio Cooperativa, ésta última a través de la emisora local Radio Presidente Ibañez.  El suceso además, amenazaba transformarse en un nuevo conflicto entre la Iglesia católica y el Gobierno militar. (9)

El sacerdote Natalio Vitale informa a los refugiados en el templo que se están efectuando gestiones telefónicas para preservar su integridad.  El conjunto de las personas presentes deciden colectivamente que o salen todos juntos o no sale nadie del templo.

Pero algunos -una especie de "célula de crisis"- en el interior del recinto eclesial, comenzaron a efectuar negociaciones cuidadosas e intensas para salir de la situación, aprovechando los teléfonos de la sacristía, cuyas líneas no fueron cortadas aunque se notaban intervenidas.

Las primeras llamadas telefónicas se hicieron hacia la Nunciatura Apostólica en Santiago y a las oficinas del Arzobispado de Santiago, a fin de obtener que el Gobierno y en particular los militares, garanticen clara y explícitamene la seguridad de las personas allí sitiadas y se permita su salida segura y ordenada.

Se infomó telefónicamente también a Radio Chilena y Radio Cooperativa de Santiago, respecto del detalle de los hechos, mientras la emisora local Radio Presidente Ibañez efectuaba una cobertura cercana de todos los acontecimientos desde fuera del recinto, a través de un corresponsal en la calle.

Al interior del templo se continuaron efectuando oraciones y cánticos religiosos colectivos, para mantener la moral en alto de los refugiados.

16.30 hs.  Las negociaciones telefónicas desde el interior del templo, se centraron en la Prefecto de Carabineros de Punta Arenas, a fin de obtener el levantamiento de la guardia policial que cerraba los accesos, el retiro de los conscriptos de civil que permanecían en las veredas de la Plaza y la obtención de un bus que saque a los manifestantes hacia un punto seguro de la ciudad.

16.45 hs.  Los conscriptos reunidos en la Plaza fueron retirados en dos camiones militares del Regimiento Pudeto y los Carabineros de punto fijo en las puertas de la Catedral regresaron a su comisaría de base.

17.15 hs. Finalmente, concluídas las negociaciones, un bus especialmente habilitado, retiró a los manifestantes desde una puerta lateral del templo por calle Fagnano. Otros asistentes en el templo, salieron por dicha puerta, pero aprovecharon a retirarse por sus propios medios del lugar.


Lunes 27 de febrero


Los sucesos del domingo 26, necesariamente habían abierto una nueva fisura, un nuevo frente de conflicto entre la Iglesia y el Gobierno militar. 

Las declaraciones de Pinochet, interrogándose si "¿La Iglesia está contra el Gobierno?", aparecidas ese lunes en La Prensa Austral de Punta Arenas, expresaba tanto la preocupación de los gobernantes por evitar que se generara un conflicto mayor con la institución eclesial, como su queja de que al interior de ésta se albergaban naturalmente muchos opositores, sean éstos católicos o no.

Otra repercusión fue una nueva oleada de vigilancia, control y persecusiones dentro de la región, contra todos quienes habían sido considerados como responsables de la protesta.

El Puntarenazo, a su vez, había sido un hecho único y de alcance mundial: el Obispo de Punta Arenas, Tomás González, quién se encontraba en Roma en el momento de los sucesos, lo leyó en el "Corriere de la Sera" del domingo 26, para gran sorpresa suya, aunque ya había recibido un detallado informe telefónico desde Punta Arenas a fines de la tarde del mismo día.

El impulso dado por el “Puntarenazo” alentó a los sindicalistas y líderes opositores de Magallanes para acentuar sus demandas y protestas.

El 1° de mayo de 1984, los trabajadores se reunieron en el Cine Cervantes de Punta Arenas.  Titulaba La Prensa Austral al día siguiente: “Más de 600 trabajadores conmemoraron 1° de mayo” ( ) y relataba los principales discursos de los dirigentes sindicales que hicieron uso de la palabra en esa ocasión.  Los oradores del acto fueron José Donoso Hueicha, a nombre del Comando Multigremial, Erreña Montiel, por la Asociación de Taxistas Colectivos, Hugo Morales, a nombre del Comando de Trabajadores de ENAP, Edmundo Cárcamo, por la Coordinadora de Pobladores de Punta Arenas y Orlando Muñoz por el Comité Juvenil por la Democracia.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

julio salas barrientos -

soy uno de los 16 detenidos en esa gesta histórica contra el dictador,provengo del glorioso barrio 18 deseptiembre gente luchadora , esforzada con gran conciencia de clase,ahi se gesto la idea, de una pobladora anónima,en el tercer cabildo realizado en la parroquia de fatima,un gran recuerdo, hoy tengo 55,en ese tiempo tenia 23 y sigo siendo un ferviente defensor de la democracia

Héctor -

"atentado a Fátima, el obispo de Punta Arenas, Bernardo Bastres, reflexionó sobre uno de los episodios que marcó a la Iglesia Católica durante la dictadura militar, como también a la familia del oficial de Ejército que murió colocando la bomba que destruyó la parroquia del Barrio 18 de Septiembre.

Un episodio tomado como represalia al llamado “Puntarenazo”, porque sucedió ocho meses después de que el general Augusto Pinochet Ugarte fuera agraviado en Punta Arenas con la primera protesta, en pleno mandato castrense. Manifestantes se apostaron en las afueras de la Catedral para gritar consignas en su contra.

Posteriormente, el 6 de octubre de 1984, los vecinos del Barrio 18 de Septiembre fueron abruptamente despertados con la detonación del artefacto explosivo. La persona a cargo de la “misión”, el teniente Patricio Contreras Martínez, murió en el intento, quedando sus restos esparcidos en un amplio radio. Fue la placa militar que portaba, encontrada en los alrededores, lo que permitió identificar el cadáver.

Años de investigación terminaron con tres militares procesados por conductas terroristas: el general (r) Gonzalo Jara y los suboficiales (r) Humberto Olmedo y Milton Muñoz. Sin embargo, un fallo de la Segunda Sala de la Corte Suprema los sobreseyó y cerró definitivamente la investigación del atentado y confirmó la prescripción".

Extractado del Pinguino de Punta arenas

Claudia Urquieta -

Sólo faltó mencionar el posterior ataque terrorista de la dictadura de Pinochet que colocando una bomba en la capilla de Fátima de Ptta. Arenas destruyó esta dependencia en venganza por el Puntarenazo.

Isolina -

Emocionante este relato! Soy de Punta Arenas pero nací en noviembre del 83 así que nunca me había enterado de esto, salvo comentarios.
Muchas gracias por tenerlo en la web!

Jordan 5 -

Wow amazing! Your blog is my absolute favorite on the internet! Thanks again for a nice site.

luis emilio delgado -

me pare4ce exelente el blog, información que cuesta mucho encontar, me servira mucho para la tesis que estoy realizando con mis compañeros de pedagogia en historia de la universidad de magallanes. Muchas gracias. Ojala nos podamos contactar
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres